martes, 17 de febrero de 2015

Toko-Waly - Léopold Sédar Senghor - Senegal

Toko-Waly, tío mío, ¿te acuerdas de las noches de antaño
cuando posaba mi cabeza en tu paciente espalda?
¿O dándome la mano, tu mano me guiaba por tinieblas y signos?
Los campos son flores de gusanos relucientes; las estrellas se posan
en la hierba, en los árboles.
El silencio alrededor,
sólo el runruneo del perfume de los matorrales, colmenas
de abeja que dominan la endeble vibración de los grillos,
el tam-tam velado de la respiración a lo lejos de la noche.
Tú, Toko-Waly, tú escuchas lo inaudible,
y me explicas los signos de los antepasados en la serenidad marina
de las constelaciones:
el Toro, el Escorpión, el Leopardo, el Elefante, los peces familiares
y la pompa láctea de los Espíritus por el cerco celeste
que nunca termina.
Pero he ahí la inteligencia de la diosa Luna y
los velos de las tinieblas caen.
Noche de África, mi noche negra, mística y clara, negra y brillante.
Tú reposas con la tierra misma, tú eres la tierra y las colinas armoniosas.
¡Oh, belleza clásica que no es ángulo, sino línea elástica, elegante, esbelta!
¡Oh, rostro clásico desde la frente combada hasta el bosque de aromas.
Y los grandes ojos oblicuos hasta la bahía graciosa del mentón.
Y el impulso fogoso de las colinas gemelas!
¡Oh, curvas de dulzura, rostro melodioso!
¡Oh, mi Leona, mi Belleza negra, mi Noche negra, mi Negra, mi Desnuda!
¡Ah!, cuántas veces has hecho latir mi corazón como el
leopardo indómito en su estrecha jaula.
Noche que me libera de las razones, de los salones, de los sofismas,
de las piruetas, de los pretextos, de los odios calculados,
de las matanzas humanizadas.
Noche que funde todas mis contradicciones, todas las contradicciones
en la unidad de la primera negritud.

8 comentarios:

marian dijo...

¿Se puede resumir África en un poema? Ya vemos que sí.

marian dijo...

Me refiero a la belleza mágica y espiritual de África.

marian dijo...

Aunque esa magia conlleve muchas supersticiones... Pero el poema es bellísimo.

Juan Nadie dijo...

Estoy de acuerdo.
La verdad es que el poema ya estaba en "Salvo el crepúsculo", pero hoy querido ponerlo aquí como autorecordatorio de que este blog también existe. Y a ver si avanza, joé.

Juan Nadie dijo...

Me sigo comiendo los tiempos de los verbos, ay!

marian dijo...

Y eso duele... (ni me había enterado de la falta del verbo:)

Manolo López Gómez Gatopardo dijo...

Africa esta olvidada hasta en los blogs...eso sí, el poema extraordinario.

Juan Nadie dijo...

Un gran poeta, Senghor.
Habrá que hacer algo con respecto a los blogs de África. Anda que no hay cosas de que hablar.