viernes, 1 de enero de 2010

Cántico - Donato Ndongo-Bidyogo - Guinea Ecuatorial

Donato Ndongo BidyogoYo no quiero ser poeta
para cantar a África.
Yo no quiero ser poeta
para glosar lo negro.
Yo no quiero ser poeta así.

El poeta no es cantor de bellezas.
El poeta no luce la brillante piel negra.
El poeta, este poeta no tiene voz
para andares ondulantes de hermosas damas
de pelos rizados y caderas redondas.

El poeta llora su tierra
inmensa y pequeña
dura y frágil
luminosa y oscura
rica y pobre.

Este poeta tiene su mano atada
a las cadenas que atan a su gente.
Este poeta no siente nostalgia
de glorias pasadas.
Yo no canto al sexo exultante
que huele a jardín de rosas.
Yo no adoro labios gruesos
que saben a mango fresco.

Yo pienso en la mujer encorvada
bajo su cesto cargado de leña
con un niño chupando la teta vacía.
Yo describo la triste historia
de un mundo poblado de blancos
negros
rojos y
amarillos
que saltan de charca en charca
sin hablarse ni mirarse.

El poeta llora a los muertos
que matan manos negras
en nombre de la Negritud.
Yo canto con mi pueblo
una vida pasada bajo el cacaotero
para que ellos merienden cho-co-la-te.

Si su pueblo está triste,
el poeta está triste.
Yo no soy poeta por voluntad divina.
El poeta es poeta por voluntad humana.

Yo no quiero la poesía
que sólo deleita los oídos de los poetas.
Yo no quiero la poesía
que se lee en noches de vino tinto
y mujeres embelesadas.

Poesía, sí.
Poetas, sí.
Pero que sepan lo que es el hombre
y por qué sufre el hombre
y por qué gime el hombre.


En Julio de 2009 se publicó en El Mito de la Taberna el siguiente artículo sobre Donato Ndongo, que transcribo literalmente:

En África no hay ni un país pobre

Es lo que dice Donato Ndongo-Bidyogo, escritor y periodista africano, nacido en Guinea Ecuatorial.

Estos días ha dado una charla en Laredo (Cantabria) dentro de los Cursos de Verano 2009 de la U.I.M.P., bajo el título de "¿Por qué los africanos venimos a Europa?"

Donato Ndongo:
"La causa de la emigración de los africanos es la sobreexplotación económica de nuestros recursos, porque no hay ni un solo país pobre en África sino que todos y cada uno tienen las suficientes riquezas para poder desarrollarse y que todos sus habitantes vivan en un cierto nivel de opulencia incluso".
"La emigración no son solamente los que llegan en cayucos, los que llegan en pateras, las clases más humildes, las más desfavorecidas, sino que también hay intelectuales que emigran a países desarrollados donde hay más intelectuales africanos que en África".

"Tenemos materias primas que no controlamos los africanos sino los europeos y los norteamericanos, y para que puedan explotarlas de una manera práctica, totalmente gratuita, es necesario que pongan en África dictadores que no trabajan por los intereses de sus países sino por los intereses de las potencias occidentales. Esa es la triste realidad que vivimos en África pero que muy pocas veces se da a conocer".

"Se dice muchas veces que hay muchas guerras en África, inestabilidad social y política... pero lo que no sabe la gente es que guerras como la de Angola, como las de la República Democrática del Congo, ahora mismo, o como las de Sierra Leona y Liberia hace unos años, todas son o han sido guerras provocadas por las empresas multinacionales deseosas de controlar las riquezas africanas. Se habla de guerras tribales cuando la realidad es otra".